Cirugía Láser y Tratamientos No Invasivos para Várices y sus Complicaciones

Es una técnica mínimamente invasiva que se utiliza para el tratamiento de las várices, que son dilataciones de las venas del sistema venoso superficial. Se trata de una técnica de rápida recuperación, que no requiere ingreso hospitalario, es menos dolorosa que la cirugía convencional y la recuperación es más rápida. Para realizarla, se utiliza anestesia regional y dura aproximadamente 45 minutos.

¿En qué consiste?

La operación de várices con láser consiste en la introducción de una aguja en la vena concreta y, mediante una guía, introducir en ella una fibra láser que proporciona calor para cerrar la vena dilatada, obligando a la sangre a circular por otros vasos más profundos y sanos.

¿Por qué se recomienda?

Es cierto que la cirugía se puede realizar con fines estéticos, pero en su gran mayoría se realizan por motivos de salud. Esta intervención permite acabar con el dolor, la hinchazón, los hematomas y la sensación de pesadez en las piernas. Con ello, se consigue que la sangre pase a circular por venas sanas, restaurando el buen funcionamiento del sistema circulatorio.

Ventajas
  • Tratamiento totalmente ambulatorio, no requiere ingreso hospitalario. 
  • Recuperación inmediata.
  • Actúa solo en las paredes venosas a tratar, sin afectar a los tejidos circundantes y aportando mayor seguridad.

Todo tratamiento requiere de una valoración.
¿Qué esperas para agendar una cita?