Padecimientos

Si padeces alguno o más de los síntomas descritos a continuación, no dudes en agendar una cita, no dejes tu salud para después.

  • Picor y hormigueo.
  • Dolor intenso.
  • Sensación de pesadez.
  • Calambres en las piernas.
  • Zonas irritadas o resecas si se rascan.
  • Enrojecimiento.
  • Apreciación de venas varicosas superficiales.
  • Engrosamiento y endurecimiento de la piel de piernas y tobillos.
  • Heridas que se demoran en sanar en esta misma parte del cuerpo.
  • Hinchazón de las piernas.
  • Dolor que suele comenzar en las pantorrillas.
  • Cambio en el color de la piel de la pierna, como rojo o morado, según el color de tu piel.
  • Sensación de calor en la pierna afectada.

Según la Revista Mexicana de Enfermería (2018). En México la prevalencia  de insuficiencia venosa es del 68.7%, presentando en la edad de mayor productividad, 39 años en promedio. De acuerdo al Foro Venoso Mexicano, la obesidad es uno de los factores que con más frecuencia se vincula a la Enfermedad Venosa Crónica. Desafortunadamente sólo el 17% de los pacientes acude a consulta clínica al presentar síntomas.